Perfil Pablo
 
Pablo Perea lleva cosechando éxitos con La Trampa desde 1989, año en el que publican su primer disco. Te echo de menos (versión del Missing you de John Waite) encabeza una serie de éxitos para el grupo. Volver a casa (su primer número 1) y Acércate y bésame, son dos de sus canciones más populares, pertenecientes a su segundo álbum.
Si bien estas grabaciones tienen un sonido más pop, propio de esa época en España, en 1992 lanzan "Bailando Rock and Roll" con letras más elaboradas como en De aquí a la eternidad y estribillos igualmente pegadizos, con matices más rockeros, como en No te rindas y Al lado de ti, ambas números 1 en diversas listas musicales, entre ellas Los 40 Principales.
"La calle de los sueños rotos" es su cuarto trabajo. Contradictoriamente, las ventas descendieron pero para muchos es su mejor disco hasta la fecha. Con el tema homónimo y otros cortes como Tentación, la banda que pasa de ser un trío a un dúo, mantiene su estilo rock pero ahora presentan mayor madurez en sus composiciones y un sonido que se acerca más al que muestran en sus conciertos.
"Buscándote" se lanza al mercado como la primera apuesta en solitario de Pablo Perea. Una producción completamente diferente en su carrera tanto en sus melodías como en su narrativa. Buen ejemplo de ello son Declaración y Baila Sergio, baila.
Tras una recopilación de sus mejores temas como La Trampa bajo el nombre "Corazón de Rock and Roll", Pablo se centra en otros proyectos cantando para Disney, en obras musicales y trabajando en el mundo de la publicidad.
En 2004 llega el turno de un segundo álbum en solitario. "Todo va bien!" presenta canciones más personales y algunas que rozan el country. Predomina el pop-rock de Nunca fuimos ángeles o Soy la ley y también tiene cabida la sutileza de Luna.
Si hay algo a destacar en la trayectoria de este artista es su calidad en los directos. Es por ello que en el 2006 nace "Mucho más que La Trampa en directo", demandado disco que contiene temas nuevos como Aire y La tierra prometida (dúo con Rafa Martín). También repasa sus clásicos, incluyendo la colaboración de Joaquín Padilla (Iguana Tango) en Volver a casa.
En los últimos años ha participado en proyectos como "El Pop que llevas dentro" (de mano de Cadena 100), trabajos relacionados con el cine y diversos musicales como "Escuela de calor", "Queen - Symphonic Rhapsody" y "History of Rock", los cuales hacen florecer a un Pablo Perea mucho más polivalente, recorriendo todo el panorama nacional, siempre sin descuidar ese público fiel que le sigue y que demanda conciertos propios. A su vez, escribe y produce para otros artistas.
"Las botas gastadas" es el último álbum de La Trampa. Un proyecto muy mimado y personal con grandes canciones como Ángel negro, profundas como Que quedo yo y Mi cicatriz y legendarias como Tras las huellas de mis pies donde a la voz de Pablo se une la de Carlos Tarque (M-Clan).
Toda una vida dedicada a la música. Desde el formato vinilo, pasando por el cd, hasta los soportes digitales y redes sociales, actualmente protagonizadas por un Pablo Perea entregado en cuerpo y alma que recoge el cariño sembrado durante más de 25 años de carrera.
 
Foto: Mikel Fernández
 
 
 
 
- 2015 -
 
EN PRIMERA PERSONA...

Nací el 1 de mayo de 1968, justo en plena revolución estudiantil en Francia coincidiendo con el día del trabajo (¡qué curioso!). Recuerdo que con sólo cuatro añitos uno de mis hobbies era salir a cantar al patio mientras las vecinas me veían. Claro que por aquel tiempo, mi manager (mamá) no dejó que me quemara como artista y me metía en seguida en casa, cosa que hoy le agradezco. Camilo Sesto, Víctor Manuel y Nino Bravo eran ya clásicos dentro de mi repertorio.
 
Con sólo seis, yo ya componía canciones absurdas de las que no recuerdo ninguna. A mí me parecía que era algo que hacían todos los niños, aunque con el tiempo descubrí que no, cuando me dijeron que era compositor. En aquellos momentos sonaba una canción que hizo que mi amor hacia la música se cristalizara cual diamante. Se llamaba "Getsemani" y pertenecía a la ópera rock "Jesucristo superstar", sin duda la banda sonora de mi vida. He de resaltar que mis hermanas Lola e Isabel tuvieron mucha culpa de mi afición tan temprana.
Fue entonces cuando en una oscura y ventosa tarde de otoño alguien me regaló algo que jamás debió llegar hasta mis manos: una camiseta del Atlético de Madrid. De pronto mi mente se obnubiló y aquellos escenarios imaginarios se tornaron en enormes campos de fútbol repletos de hinchas jaleando mi nombre mientras perforaba sin piedad una y otra vez la portería de García Remon (portero del Real Madrid en tiempos pretéritos o jurásicos, como prefiráis).
 
Pasé mi infancia pegado a un balón, y entre los estudios (decían que tenía posibilidades) y la gloria deportiva, me quedaba muy poquito tiempo para aprender a tocar la guitarra. ¡Pobre papá! aún le veo sentado con su guitarra, desesperado, intentándome explicar cómo se ponían los deditos sobre el mástil. Todavía me viene a la cabeza el día que me los tuvieron que desenredar (¡broma!). La voz la heredé de mi madre (gran cantante), el oído y el tesón de mi padre, y mi cara de actor de películas con Óscar, de ambos.
Con catorce años tuve una cita con el destino en forma de "grupo necesita cantante". Y como yo ya había dejado el fútbol en lo más alto de mi carrera, me decidí e hice una prueba con ellos. Ahí también acabó mi brillante carrera de estudiante que se truncó varios años después. 
     
Nos pusimos de nombre "Criba" y tocábamos heavy, aunque nunca llegó a ser metal. Hacíamos buenas canciones y un buen día nos decidimos a apuntarnos en un festival llamado "Rock Villa de Madrid". Quedamos en segunda posición detrás de un grupo llamado "Alcaudón" mientras que en el apartado pop (je je) ganaba "La Frontera". Fue en el año 1984, justo cuando "Van Halen" sacaba "Jump", cuando empecé a darme cuenta que la música no acababa en AC/DC y los Scorpions y empecé a escuchar otro tipo de música que a la postre marcaría mi personalidad como artista. "The Police","The Cars" o "Dire Straits" me enseñaron un mundo enorme de posibilidades y dejé de tocar heavy (muchos hoy todavía me lo reprochan).
 
Allí quedaron los discos de mi adorado y admirado Rosendo y empecé a escuchar los temas de un gran grupo llamado "Alarma" que con el tiempo llegaría a formar parte activa de mi vida musical. Conocí a Manolo Tena y graba su primer disco "Tan raro" en el que había dos canciones mías: "Lo que me gusta de ti" y "Porque te quiero". Por un tiempo acompañé a Manolo en sus actuaciones como guitarrista y corista, alternándolas con mis conciertos.

Volvimos a presentarnos a un concurso de la Comunidad de Madrid. En esta ocasión se llamaba "Rompeolas" y lo ganamos. Por cierto, en aquella final participaba un grupo llamado "The Refrescos" y todo el mundo decía que nosotros éramos mejores pero que ellos eran mas comerciales...vaya, vaya.

El premio consistía en un millón de pesetas (todavía nadie había imaginado el euro) para la grabación de un L.P. Nosotros firmamos con el sello” Zafiro" y ellos se quedaron con el premio.


En 1989 se publica el primer trabajo de La Trampa llamado "La Trampa" (¡qué original!) en el que grabamos canciones como "Te echo de menos" o "Te esperaré". En aquel tiempo ya se intuía que podíamos llegar a ser un grupo a tener en cuenta.

 
 
 
Al año siguiente publicamos nuestro segundo y más exitoso álbum llamado ” Volver a casa". Canciones como "Volver a casa" o "Acércate y bésame" hicieron que el disco estuviera cercano a las 100.000 copias vendidas. En aquel entonces nuestro productor era Steve Taylor, más conocido como "el novio de Vicky Larraz". Más tarde decidimos cambiar un poco nuestro sonido que ya por aquel entonces era "rockerillo" por un sonido más contundente. Grupos como "Gun" o solistas como "Bryan Adams" nos empujaron a adoptar ese cambio.
       


 
Conectamos con Jesús N. Gómez y nos hizo un disco elegante, sobrio y muy rockero. Se llamaba "Bailando Rock & Roll" y tenia canciones como "No te rindas" o "Al lado de ti" que fueron Nº 1 en algunas listas de éxitos, pero extrañamente bajaron las ventas.
 

Con el tiempo me di cuenta de que en España destronar a Manolo Escobar y sus secuaces, léase "Rumbapopies" de diversas categorías, iba a ser lo que en matemáticas y en física se conoce con el término de "improbable".

Fue entonces cuando hice mi mejor y más preciado disco. Un disco sin tapujos, sin prejuicios y sin pretensiones. Un disco basado en la pureza de la música rock más básica y directa. El disco: "La calle de los sueños rotos". Resultado, el mismo que con "Bailando Rock & Roll".

     
 

Mi compañía de discos "Zafiro" es absorbida por el gigante B.M.G. y su apuesta no es por La Trampa sino por Pablo Perea. Con dolor acepto el reto y publico en 1996 "Buscándote". Un disco bueno, pero con muy poco de mí. El declive de La Trampa me pasó factura y empecé a dudar de todos mis planteamientos y mis principios. "Buscándote" no encaja ni en la compañía, por motivos que prefiero arrinconar en mi intimidad, ni en las radio fórmulas y fracasa sin remedio. Empieza entonces una época dura para mí, de idas y venidas, de portazos en la cara, de miradas huidizas de los que antes me adulaban.

Me volqué en la publicidad y tuve algún éxito publicitario como "Mister Potato blandito" y similares. Grabé una canción en la película de Disney "Mulan". Me llamaron para hacer un musical patrocinado por Cadena 100 llamado "Momentos de Rock & Roll" con el que estuve de gira dos años y del que se extrajo un L.P. con el mismo nombre (intentaremos colgarlo para que lo tengáis, es muy bueno).

 

Después de siete años de la publicación de mi último disco aparece una compañía dispuesta a apostar por mis canciones y por mí; entre medias dos actos fallidos. "Zero" se llaman y apuestan ciegamente, con las restricciones lógicas de una compañía independiente y publican "Todo va bien!" (gracias por todo, Chiqui).

 
Pienso, sinceramente, que es uno de mis mejores trabajos, pero es muy difícil competir con las pocas pero gigantes compañías, y no consigue tener la repercusión que mis esfuerzos creo que merecen.

Aún así paso tres años compartiendo escenarios con gente como La Guardia, Amistades Peligrosas, El Norte, Tenesse, Inhumanos, El Pulpo, The refrescos, Cómplices, Seguridad Social... y os puedo asegurar que he aprendido de todos y cada uno de ellos.

Entre tanto sigo trabajando para Disney en películas como “Hermano Oso”, “La cenicienta”, “Encantada” o “Mas allá de los sueños”. También participo como cantante y doblador en varias películas de Barbie (cómo me gustan los peques!) y en la irreverente y cachonda creación de los productores de South Park, “Team América”. Otros éxitos comerciales como Pokémon y o el hit de “La Once” (2011), siguen dando forma a mi carrera musical.

 

En 2009 me enfrento de nuevo ante una nueva verdad apasionante y demoledora. Una experiencia que se llevaba dando forma desde hace casi tres años para toda esa gente que demandaba un disco con la garra del directo. . “Mucho más que la trampa…en directo” es un disco hecho sólo y exclusivamente para la gente que me sigue y que me quiere, y para los que aún no lo saben, pero lo harán.


Es en el año 2012, año controvertido donde los haya, cuando me dispongo a sacar mi última creación llamada “Las botas gastadas”. Un álbum que se edita bajo el nombre de La Trampa, nombre artístico que he recuperado después de 10 años de secuestro y que espero que me permita reclutar a mis antiguos seguidores que me perdieron la pista en 1996…


Con este disco comienzo una nueva aventura que iré simultaneando con mis propios proyectos más personales o diferentes con mi propio nombre. Las “botas gastadas” es el nuevo punto de partida de un joven veterano que sólo aspira a que sigáis compartiendo música conmigo.

 

Un abrazo enorme.

Keep on rockin’!!!!
Nos vemos en la carretera!!!!!

 



P.D. Lee versos a los burros y sólo escucharás el eco de sus rebuznos (Pablo Perea)

Contacta: info@pablo-perea.com / pablo@pablo-perea.com www.pablo-perea.com 2015
Webmaster: Sheila G.
Perfil Pablo Perfil La Trampa Foro